Google+ Followers

La mala educación


Siempre somos nosotros, ellos no.

Si gobernamos "nosotros" ( encomillado porque yo no soy parte de "nosotros") las cosas van mal por culpa "nuestra".
En cambio, cuando gobiernan ellos, las cosas van peor por culpa de "nosotros".

Recuerdo que Cristina Fernández de Kirchner visitaba una ciudad, siendo el tercer, o tercera, presidente que visitaba esa ciudad (los anteriores habían sido Ilía y Néstor Kirchner).
Había una ceremonia o algo parecido, relacionado con una inauguración o reactivación de un sector industrial, con la participación de escuelas.

Algunos chicos evitaron saludar a la presidente, por instrucción de sus padres.





Ahora, un funcionario de cuarta le toma el pelo a la población, diciendo que el tarifazo es una "ganga".

El mismo que forma parte del partido que gobierna, del cual su ministro de economía se expresa algo así como "como un negro provinciano va a venir a gobernarnos".

El estado es nuestro ( o de ellos, según ellos ).
Darío  Loperfido, era funcionario, era un empleado nuestro (de nosotros, los soberanos, los genuinos dueños del estado). Fue increpado durante un ensayo. La entrada a los ensayos son gratis. Un ensayo de una institución estatal, o sea de nosotros (sin comillas porque me refiero a todos nosotros los ciudadanos dueños del estado nacional).

Lopérfido se defiende, o ataca mejor dicho:
-Vos estás acá gracias a mi.
Porque Lopérfido, alguien que está allí gracias a nosotros , que cobra un sueldo que nosotros (otra vez sin comillas, ambas) le pagamos, cree que ellos, los de la clase dominante, la que se cree monarquía, son los dueños del estado, los dueños de la nación, en la cual nosotros estamos sólo de invitados, para hacer la servidumbre.

Por eso no saludarlos es mala educación. En cambio ellos saludan a cualquiera y pueden evitar el saludo de cualquiera, como lo hizo Mauricio Macri a una persona con capacidades diferentes. Ellos pueden, nosotros no.
Y nosotros tenemos paciencia,  no tenemos helicópteros pero tenemos paciencia


Trabajadora le niega el saludo a funcionario PRO que nunca renunció al subsidio




Acá le dejo un update, la buena educación, otro constructor de 
La Grieta, chiste reteado por Alfredo Casero

Chiste en Twitter replicado por Alfredo Casero

Carl Sandburg

La gente sabe lo que la tierra sabe

para leer sobre Patricio Peralta R, dirigirse a  Patricio Peralta R
Aquí les dejo este texto de Carl Sandburg (Illinois 1878 - Flat Rock 1967)

La gente sabe lo que la tierra sabe,
Los números pares e impares de la tierra,
Y lo que el suave viento cálido del verano marchita
O el encresparse de la impetuosa ventisca blanca;
A ninguno de ellos se le detiene,
Ninguno dice otra cosa que:
“No estoy discutiendo. Te digo.”
El antiguo poblador del desierto estaba gris
Y entrecano de tanto ver el sol:
“Por mí no importa si llueve.
Yo he visto llover.
Pero me gustaría que alguna vez
Lloviera pronto.
Así mi hijo podrá verlo.
Él nunca ha visto llover.”
“Aquí en el desierto”,
Dijo la primera mujer que lo dijo:
“El primer año no crees
Lo que los demás te cuentan
Y el segundo año no crees
Lo que tú mismo te cuentas.”
“Yo te dejo, yo te dejo”,
Cantaba tejiendo la mujer de Sonora.
“Yo te dejo,
Eres para un tonto de Sonora.”
Y el tonto habló de ella,
Tomando vino la mencionó:
“Ella puede enseñar a bailar a un par de zancos.”
“¿Qué es el este? ¿Has estado alguna vez en el este?”
Preguntó la mujer de Nueva Jersey a la chiquilla,
La diminuta niña que crecía en Arizona, quien dijo:
“Sí, he estado en el este,
El este es donde los árboles se interponen
Entre tú y el cielo.”
Por qué –otra niña, en Cleveland, Ohio,
En Cuyahoga, Ohio, preguntó:
“¿Papá,
De qué es propaganda
La luna?”
Y el chico de Winnetka, Illinois, que quería saber:
“¿Hay un tren tan largo que no se puedan contar los vagones?
¿Hay un pizarrón tan largo que contenga todos los números?”
¿Y ese ateniense de cuyo pecho el año pasado
Una delegación colocó una medalla para decir al mundo
He aquí un poeta campeón de peso pesado?
De pie, sobre una goleta de dos palos,
Arrojó su medalla bien lejos en el seno del mar.
“¿Y por qué no?
¿Alguien ha dado alguna vez una medalla al océano?
¿Qué poeta iguala a la música del mar?
¿Y dónde está el símbolo del pueblo si no en el mar?”
“¿Falta mucho para la próxima ciudad?”,
Preguntó el viajero de Arkansas
Al que se le consoló diciéndole:
“Parece más lejos de lo que es
Pero ya verás que no.”
Seis pies y seis pulgadas medía Davy Tipton
Y tenía las proporciones
Del rey de los pilotos del Misisipí,
Llenaba casi la timonera
Y asía el timón con una carcajada:
“Los grandes ríos deben tener grandes hombres.”
En el último tramo de una pista de carreras
En el corazón del país del pasto azul,
En Lexington, Kentucky,
Esparcieron las cenizas de un hombre
Que así lo había ordenado en su testamento.
Amaba los caballos
Y quiso que su polvo se mezclara
Con los cascos voladores del último tramo.

Carl Sandburg
 

Tributo a Carlos Nine


Carlos Nine
Ilustración de C. Nine


(Haedo, 1944 - Olivos 2016)

Un gran ilustrador que conocí gracias a la revista Péndulo.

El dibujante de cómics, guionista, realizador de cine de animación, pintor, escultor y escritor Carlos Nine, conocido por sus tapas de revistas, murió el sábado 16 de Julio a los 72 años.






Este es el programa Continuará, de gran Juan Sasturain, que tanto hace por la historieta.


Carlos Nine y Sarmiento


Carlos Nine, entrevistado por  Patricio Burton